En este nuevo #HiloCanalla, nos metemos de lleno en la era profesional y hablaremos sobre un personaje muy importante, que fue partícipe de la revolución deportiva del @CARCoficial allá por principios de los 70s. Hoy toca hablar sobre un Maestro: Don Carlos Timoteo Griguol.
Un 4 de septiembre de 1934, en la localidad de Las Palmas, provincia de Córdoba, nacía el que varios años más tarde, se convertiría en unos de los técnicos más recordados, importantes y queridos del fútbol argentino. Ese día nacía un tal Carlos Timoteo Griguol.
Su pasión por el fútbol, como a muchos, llegaría temprano a su vida, y hasta quizás presentía lo que sería de él en un futuro no muy lejano. Con 10 años ya jugaba y competía en los picados que se armaban en los potreros y calles de su barrio.
De pibe asistía a un colegio de curas: misa por las mañanas y a la tarde… fútbol. ¿El santo para su devoción? La redonda, claro está. Así lo definía: “Entre el colegio y la Iglesia del barrio, nosotros salimos jugadores de fútbol. Porque no había otra cosa para hacer”.
Fue así que a los 19 años, dejaría su Córdoba natal para recalar en Buenos Aires, más precisamente al barrio de Villa Crespo, donde se integraría en las filas del club que lo vería nacer como futbolista: @atlantaoficial
1957 fue el año de su debut como jugador profesional en la Primera de aquel equipo y permanecería allí hasta el año 1965. Con el Bohemio, además, fue campeón de la Copa Suecia 1958 (se jugó en 1960), único título profesional de dicho club, al ganarle 3-1 a #Racing en la Final.
Como dije, su último año en dicha entidad fue en 1965. Dejaría Villa Crespo para recalar en Arroyito un año más tarde. Aunque el azul y el amarillo seguirían siendo los colores que vestiría hasta su retiro en 1969.
En 1966 llegaría al Club que lo vería nacer como técnico algunos años después. Ese mismo año también arribaría un tal José Jorge González, un uruguayo que a la postre se convertiría en uno de los máximos ídolos del Nuestro.
Esa misma temporada se adueñaría del mediocampo canalla. Fue el que más partidos jugó, con 34, marcando 2 goles. ¿De qué jugaba? De 5. ¿Cómo se definía? Así: “Y...de ‘voltear muñecos’... Los cinco de antes se ponían en la mitad de la cancha y se las tenían que ver con todos".
Más claro, échenle agua. Explicado de otra forma: pasa la pelota pero no el jugador. A partir del año ’67, las cosas en #RosarioCentral cambiarían drásticamente… para bien. Pero, para entender mejor, retrocedamos 2 años antes.
Para las elecciones del 31 de enero de 1965, la lista Movimiento Auriazul Renovador, encabezada por Adolfo Pablo Boerio, ganaría en las urnas y pasaría al mandato del Club. Para muchos, Boerio fue considerado como el “refundador” de Central.
Bajo su mandato, sentó las bases para que Central dejara atrás varias décadas de campañas magras, muchas de mitad de tabla para abajo, mediocres, y pensara en grande. Fue así que, tras realizar algunas reformas, sus proyectos comenzaban a dar sus frutos.
En 1967, además, se dio un cambio importante en cuanto a la organización de los campeonatos de Primera. A partir de ese año, aparecían los viejos torneos Nacionales, que integrarían a más equipos del Interior (ignorados históricamente, aún sucede..) para competir en 1ra.
¿Por qué nombro todo esto? Griguol fue pieza clave del equipo que a fines de los 60s daría lugar a la década dorada del Club a nivel profesional. Para el año ’67, como decía, ya era patrón del equipo, asentado completamente como titular indiscutido.
Acá una formación de ese año:
Ese año, entre el Nacional y el Metropolitano, jugaría 36 partidos. Uno de los futbolistas que más encuentros jugó durante ese año (junto con Pascuttini, que también disputó la misma cantidad), como para que tengan una idea de la importancia de él en cancha.
Para 1968, el equipo volvería a dar pelea. En el Metro de aquel año, RC terminaría 3ro del Grupo B. En el Nacional, clasificado del Metro, Central obtendría un 4to puesto. Nada mal. Y Griguol, ya con 34 años, seguía siendo el caudillo del mediocampo.
Llegamos, por último, al año 1969. Año en el que Griguol colgaría los botines para siempre, pero seguiría ligado al fútbol. Esa temporada, nuevamente, sería de los jugadores que más veces dirían “presente” en el verde césped, con 44 partidos entre Nacional y Metropolitano.
También se dio el lujo de anotar un gol en el #ClásicoRosarino. Fue el 15/2/69, por los 8vos de Final (Vuelta) de la @Copa_Argentina, en la victoria (por supuesto) por 3-2. Anotaría el primer gol del encuentro a los 8’ del PT y Central eliminaría a su rival a domicilio.
Cómo serán las cosas que esa Copa Argentina (1ra edición), para Central fue muy buena, llegando hasta las Semifinales. Sin embargo, el rival que nos tocaría y posteriormente eliminaría sería nada más ni nada menos que el ex club de Griguol, sí, #Atlanta mismo.
Para fines del ’69, Carlos se retiraría en el Club tras 146 PJ con 12 goles convertidos. En total, en su registro aparecen 392 PJ y 32 goles anotados entre los únicos 2 clubes donde realizó su carrera como jugador profesional.
Pero… el futuro le depararía una carrera aún más exitosa. Sí, la de entrenador de fútbol. Y apenas se retiró, rápidamente empezó a laburar en @CARCInferiores. Y tuvo su primera experiencia como DT en el año 1971, reemplazando a un tal Don Ángel Tulio Zof.
Ese año, debutaría como DT interino un 22 de mayo. Y no la tenía para nada fácil: #ClásicoRosarino, ni más ni menos. Como local, fue empate 2-2. Su interinato siguió hasta el 20 de junio, tras la designación como técnico de otro grande que haría historia: Ángel Amadeo Labruna.
Esa primera experiencia fue irregular, ya que de un total de 8 partidos, ganó 2, empató 3 y perdió 3. Sin embargo, la cosa no terminaría ahí, porque volvería a tomar las riendas del primer equipo en noviembre del ’71, cuando se ya disputaba el Nacional de aquel año.
Y sí, nos trae muy buenos recuerdos ese año y ese torneo ya que #RosarioCentral se convertiría en el nuevo campeón del mismo y, además, en ser el PRIMER equipo del Interior en conseguir un torneo profesional de máxima categoría, un 22 de diciembre de 1971.
Aunque, nobleza obliga, Timoteo también sería parte del primer gran éxito del Club. La cuestión es que durante noviembre de aquel año, se inició una huelga por parte de los futbolistas profesionales que duró 18 días. Los clubes no tuvieron más remedio… (sigue)
…que continuar el torneo con jugadores de las inferiores. Labruna cede el cargo a Griguol durante ese lapso, y el Viejo, que conocía muy bien a los pibes, sacó el mayor jugo posible: ganó los 3 partidos que disputó y permitió que Central se afiance en la cima del torneo.
Venció a #Racing 4-2 de local, triunfó en Liniers por 2-1 y goleó a #BocaJuniors por 6-2 (¡) en Arroyito. Central cada vez más cerca de las Semifinales, y varios jugadores, tras buenos rendimientos, fueron promovidos a 1ra, como Mario Killer y Carlos "Cai" Aimar.
A partir de entonces, la historia ya es conocida. Vuelta olímpica en cancha de Newell's frente a #SanLorenzo y Central obtenía su primer título profesional AFA, todo esto ya de la mano de Labruna. Carlos, por su parte, seguiría en inferiores por un tiempito más.
Hasta que ese momento esperado llegó… un 11 de mayo de 1973, Carlos Timoteo Griguol fue ratificado como DT oficial del Club, reemplazando (cómo será el destino) nuevamente a Don Ángel Zof, tal como sucedió en el ’71, aunque esa vez de forma interina.
El año deportivo para Central comenzaría en marzo, jugando el Metro, el cual resultaría un tanto negativo ya que las 4 primeras fechas se dividirían en 2 empates y 2 derrotas, que luego mejoraría logrando 3 victorias seguidas en abril.
Aunque la irregularidad volvería a hacerse presente y, tras sufrir la aplastante derrota por 5-0 del #Huracán de Menotti (a la postre campeón del Metro), Don Ángel dejaría su cargo un 6 de mayo mientras transcurría la fecha 11.
Para la siguiente jornada, el nuevo DT sería Griguol. Con apenas 37 años, tomaba las riendas de la Primera, pero esta vez, de manera oficial. Un viernes 11 de mayo, en el Monumental, sería su prueba de fuego, su debut, @CARPoficial era el rival.
Sin embargo, casi como marca la historia contra ese club, nunca tuvimos mucha suerte. Fue derrota por 4-3 y sobre la hora, en lo que supuso un gran partido. Las fechas siguientes no serían mucho mejores pero luego encontraría regularidad.
Ese torneo finalizaría en 8va posición (de 17).
Tomando su ciclo como técnico (a partir de la fecha 12), conseguiría 8 victorias, 7 empates y 6 derrotas. Si sumamos las 4 victorias, 2 empates y 5 derrotas bajo el mando de Zof, obtenemos un total de 33 puntos.
Está claro que ese torneo sirvió de transición, ya que se produjo la primer gran sangría de varios jugadores campeones 2 años antes: Landucci, Gramajo, Quiroga, Fanessi, Carrascosa, entre otros. Es decir, además de agarrar un equipo heredado, tuvo que reinventarse.
Hasta que llegaría octubre y consigo el Nacional, junto con el amanecer de un equipo que sería recordado por todos en el mundo auriazul. Así es, hablo de los Picapiedras del ’73, que traerían bajo sus suelas otro título profesional para el Club, el 2do de nuestra historia.
Como todo equipo de Griguol, el mismo se armó de atrás hacia adelante: Carlos Biasutto se afianzó en el arco. La defensa tenía estos apellidos que se repetían de memoria: González (desde el ’66), Pascuttini, Daniel Killer y Juan Antonio Burgos.
El mediocampo era la zona neurálgica y allí se alineaba este terceto: Aimar-Solari-Poy, todos surgidos de la inagotable cantera auriazul. Arriba estaba Bóveda, Roberto Cabral y Daniel Aricó alternando con Luis Giribet…
Un 4-3-3. ¿Y le decían “defensivo”? Un equipo que se terminó de delinear en el Metro y para el Nacional era un 11 habitual. Una base que se mantendría hasta el año ’76 inclusive, casi 3 años seguidos, algo que hoy en día parecería una utopía, ¿verdad?
Y otra cosa para destacar: de ese 11, 7 como mínimo eran TODOS surgidos de @CARCInferiores. Varios de ellos apadrinados por el DT de la Primera que los tuvo en categorías menores. El trabajo de hormiga empezaba a dar sus frutos y ese torneo sería la muestra.
Para el Nacional ’73, Central integraba la Zona B. Clasificaban los 2 primeros. Con 22 puntos (de 15 PJ, ganó 9, empató 4 y perdió 2), al igual que #Atlanta, terminaría 2do por diferencia de gol y clasificaría al cuadrangular final para definir al campeón.
De ese cuadrangular, estaba el mencionado Atlanta, River Plate, San Lorenzo (bicampeón un año antes) y el Nuestro. Todos contra todos y la resultante serían 3 partidos para cada uno. #RosarioCentral sería el campeón con 5 puntos, al ganar 2 y empatar 1.
Un campeón invicto de local (ganó los 7 partidos), que sacó chapa en esos 3 partidos finales, donde con un empate la última fecha ante #SanLorenzo (ya sin chances) se consagraría nuevamente. Haré un hilo aparte sobre los Picapiedras, no teman.
El año ’74 sería tremendo. Agridulce además. Porque Central estuvo en las puertas de consagrarse bicampeón esa misma temporada, arañando un 2do puesto inmerecido en el Metro y la misma posición en el Nacional. Para colmo de males, ese año se retiraría una leyenda.
Empezaría disputando nuevamente la #CopaLibertadores (ya la había disputado en 1971 y 1972), integrando el Grupo A con Huracán, Colo Colo y Unión Española. Antes solo clasificaba el 1ro, y Central, con 10 puntos, al igual que Huracán, tuvo que jugar… (sigue)
…un partido desempate ante el Globo para determinar quién pasaría a las Semis. Por desgracia, tomaron revancha por lo sucedido en el torneo (goleada 5-1 a favor nuestra) y, con 10 jugadores casi todo el partido, nos golean 4-0 y pasan a la siguiente ronda.
Sin embargo, Central seguía por su senda triunfal en el Metro, que tuvo un inicio irregular pero que luego mejoraría notablemente al ganar, desde la fecha 9 a la 17, todos sus partidos. Es por eso que terminaría puntero de la Zona A con 26 puntos, 5 más que #Huracán.
La ronda final integró a los 2 primeros equipos de cada zona, y es aquí donde Central se vio disminuido porque 2 jugadores claves (Poy y Kempes) disputaron el Mundial de Alemania 74, que justo se jugó durante ese momento cúlmine del torneo…
¿Qué hubiera pasado si no los cedíamos? Quién sabe… lo más probable es que hayamos sido campeones, con jugadores ya consagrados un año antes y con un Kempes intratable. Para el Nacional, volveríamos a ser protagonistas absolutos del torneo.
Por la Zona A, el equipo terminaría 2do con 30 puntos por debajo del puntero #Boca. Clasificado, igual, al octogonal final, donde también alcanzaríamos el segundo puesto (10 puntos) por debajo del campeón #SanLorenzo, con 11.
El goleador de ese torneo fue @ESPNMarioKempes, qué duda cabe, con 25 goles en los 25 partidos disputados. Y también de la temporada, con 33 goles en 43 PJ. Un animal realmente, no deja de sorprender. Aunque, el año lo cerraríamos con una sonrisa.
¿Por qué? A fin de año, se realizó un triangular para determinar quién sería el clasificado a la Libertadores 1975. A esta Liguilla Pre-Libertadores se la denominó Torneo Argentino 74 y la integraban los campeones del Metro y Nacional, más Central.
El Nuestro ganaría ambos partidos, terminando puntero de la liguilla y clasificado (otra vez) al máximo certamen continental. Y cómo serán las cosas, que en el último cotejo de la liguilla, ante #Newells, sería el retiro definitivo de un prócer: @AldoPoyOficial
Ese mismo partido tuvo que salir tras un choque a los 2’ del complemento que le afectó su rodilla izquierda. Quién diría que sería el último partido de su carrera, ya que de esa maldita lesión nunca pudo recuperarse. Con 29 años, dejaba el fútbol un grande..
Fue un año, como dije, agridulce. Lamentablemente, con quizá el mejor equipo que hayamos tenido durante el profesionalismo, no obtuvimos el tan ansiado título. Fue una versión mejorada de los Picapiedras, aunque, es cierto, el objetivo no se consiguió.
Pero la realidad es que ese Central de Griguol se hacía respetar. ¿Vamos a los datos? Ese año ’74, en total RC jugó 55 partidos, de los cuales ganó 37, empató 9 y perdió 9. Con 110 goles a favor y solo 54 en contra. Un rendimiento arrollador de aquel equipo, sin dudas.
¿Más datos? Ese año, de local ganó 19 de 21 partidos (!!!), empatando los 2 restantes. Es decir, INVICTO jugando en el Gigante, entre Libertadores, Metro, Nacional y Liguilla. Convirtiendo 57 goles y recibiendo, atención, solo 6…
Pasamos al año 1975 y tampoco se quedaría atrás. ¿El gran objetivo? La @Libertadores. Hasta ese entonces, Central la venía jugando seguido (recordemos: 71, 72 y 74. Una seguidilla de ediciones en tan pocos años, lo que era ese Central..) pero nunca pudo superar la fase de grupos.
Vale la aclaración: antes, clasificaba a Semifinales el 1ro del grupo. Y sí, a Semifinales, todavía era el formato viejo y se armaban 2 grupos de 3 equipos cada uno, y de ahí surgían los finalistas. Sumado a que el campeón anterior, se sumaba en Semis directamente.
Central apostó todo a esta edición, y nombres no le faltaban: Biasutto; J.J. González, D. Killer, Pascuttini, M. Killer; Solari, Aimar, Zavagno; Bóveda, Kempes, Cabral. Un lujo, prácticamente la misma base del año anterior. Un equipo ya ensamblado.
Y se estuvo MUY cerca. El Club alcanzaría las Semis tras ganarle el partido desempate por el 1er puesto a NOB (ambos terminamos con 8 puntos) y clasificó a la siguiente ronda donde esperaban @Independiente (vigente campeón) y @Cruzeiro (sería campeón en el 76).
Grupo para nada fácil, pero… sorpresivamente, con 4 puntos, los 3 equipos terminaríamos empatados. ¿Dónde estuvo la diferencia? En los goles: con +1, clasificó el Rojo y sería el campeón nuevamente. Nosotros, a un gol de un posible partido desempate. Cerca de la hazaña.
De todos modos, dignísima copa para un plantel que mereció mucho más, que resignó al Metro por disputarla. En ese torneo, el andar era malo: entre las fechas 1 y 13, Central solamente ganó 3 partidos. Y es durante ese torneo donde se cortaría una racha impecable de local.
Desde el 25/8/73 (fecha 29), por el Metro, victoria por 4-1 sobre River, Central NO volvería a perder jugando en Arroyito hasta el 2/3/75, cuando por la fecha 4, caeríamos por la mínima ante Unión. Sin contar localía neutral, en el Gigante era casi imposible ganarnos. Obra de él:
Hasta que un 15 de junio, tras perder 3-2 ante Huracán en condición de local, se terminaría un ciclo brillante de Don Carlos Griguol. Ese año se despediría del Club con 37 PJ, habiendo ganado 12, empatado 14 y perdido 11. Aunque, no sería un adiós, sino un hasta luego.
Apenas un año y medio más tarde, en 1977, el Viejo volvería a calzarse el buzo de DT canalla. De nuevo, le tocó arrancar con una pequeña sangría de jugadores importantes, como Mario Killer, Pascuttini y Solari. Aunque, rápidamente, reordenó la cosa.
Fue un período, además, de muchos directores técnicos en pocos años, ya que luego de su partida a mediados del 75, lo suplirían Francisco Erauzquin (3 veces), José Ricardo De León (2 veces), José María Silvero y Alfio Basile. Evidentemente, un vacío que no supo llenarse.
Ese año, logró un 8vo puesto en el Metro y un 3er puesto en la Zona B del Nacional. Un retorno positivo: de 58 partidos, ganó 26 y empató/perdió 16. Más el debut de varios juveniles que, a la larga, obtendrían continuidad y buenos rendimientos.
Por ejemplo, ya en 1978, haría debutar en enero a un pibe que se convertiría en un futuro ídolo del Club. ¿Saben de quién hablo? De Edgardo Bauza. Entraría reemplazando a José Van Tuyne en la victoria por 4-0 sobre Quilmes, última fecha del Nacional 77.
Ese año, la etapa de transición de jugadores continuaba y al plantel regresarían Bóveda y Zavagno, sumándose otros 2 delanteros: Félix "Pampa" Orte y Guillermo Trama. El equipo realizó campañas discretas: un 10mo puesto en el Metro y un 6to lugar en el Nacional.
El andar de este Central de Griguol fue irregular, sobre todo en el Nacional donde solo ganó 2 partidos de los 14 en juego. Tras esto, ahora sí le diría adiós definitivamente al Club que lo vio nacer como DT, allá por diciembre del 78.
Su legado nos dejaría un total de 253 partidos, con 113 victorias, 76 empates y 64 derrotas. Un título bajo el brazo y equipos de alto vuelo que supieron ser realmente competitivos, y que merecieron coronar mucho más de lo que ganó.
Sin embargo, dejaría sentada las bases para que, en 1979, otro Maestro volviera a su casa y se convirtiera en el máximo ídolo de la Institución a nivel profesional: Ángel Tulio Zof. Sin lugar a dudas, Griguol fue un personaje importantísimo en nuestra historia.
Con esto quizás quede más claro: contribuyó en la obtención del Nacional 71, campeón en el 73 con un equipo imbatible de local, armó equipos que se hacían respetar durante el período 73-75 y dejó las partituras de la Sinfónica para que en el '80 se volviera a ser campeón...
“Si Timoteo… dirige la batuta…
Para que baile… La Lepra hija de puta”

Ese era el cántico por aquellas épocas, y está fundamentado. Carlitos tiene un historial positivo en el #ClásicoRosarino, ya que en total disputó (como jugador y DT) 29 partidos ante @CANOBOficial
En el rectángulo verde, Griguol los enfrentó en 13 ocasiones: ganó 4, empató 8 y solo perdió una vez. Desde el banco, 16 veces: 4 victorias, 10 empates y apenas 2 derrotas. Está más que claro: 8 PG, 18 PE y 3 PP. Muchos empates, es cierto, pero con saldo positivo.
Luego de sus ciclos en el Nuestro, dirigió en otros clubes, donde destacó en @CARPoficial (87-88), le alcanzó para ganar su único título internacional como DT; en @gimnasiaoficial (3 pasos) donde consiguió 3 subcampeonatos a mediados de los 90s y donde se retiraría del fútbol.
Y obviamente, su lugar en el mundo: @FerroOficial. Ídolo indiscutido en Caballito, donde consiguió 2 títulos (uno de ellos invicto) y 3 subcampeonatos. Como en Central, mereció ganar más de lo conseguido. Pero fue partícipe de la época dorada del famoso Ferro de los 80s.
Para el fútbol argentino, un tipo reconocido y querido por todos. Porque no solo trascendió armando grandes equipos, sino también por la calidad de persona que es, muchos comparándolo con un Maestro (de ahí su apodo), ya que siempre se preocupaba por los que menos tenían (sigue)
…aconsejando a los más chicos y dando lecciones de vida dentro y fuera de la cancha. Trabajador con todas las letras además, siempre ponderando el orden institucional y deportivo para conseguir éxitos.
Y para Central, un ídolo. Me parece que no hace falta explicar la causa. Si alguien merece estar en una bandera, junto con otros, es él. Espero haya sido una buena lectura y un recordatorio más de quién fue para nosotros y nuestro fútbol. ¡Gracias por todo, Don Carlos!
¡Fin del hilo!

• • •

Missing some Tweet in this thread? You can try to force a refresh
 

Keep Current with Legión Canalla

Legión Canalla Profile picture

Stay in touch and get notified when new unrolls are available from this author!

Read all threads

This Thread may be Removed Anytime!

PDF

Twitter may remove this content at anytime! Save it as PDF for later use!

Try unrolling a thread yourself!

how to unroll video
  1. Follow @ThreadReaderApp to mention us!

  2. From a Twitter thread mention us with a keyword "unroll"
@threadreaderapp unroll

Practice here first or read more on our help page!

More from @LegionCanalla

Sep 8, 2018
"Y la Acadéee.. Y la Acadéee.."

El famoso grito de guerra que ruge el Gigante cada vez que juega #RosarioCentral de local, pero.. ¿Por qué nos dicen la "Academia"? ¿A qué se debe?

En este nuevo #HiloCanalla, aprovechando que no hay fútbol, vamos a develar la causa de tal apodo.
El apodo (o apodos) de un club nace desde sus raíces, de hechos que marcaron a tal institución. Y los motivos son varios: color de camiseta, poder económico, barrio de procedencia..muchas situaciones pueden desembocar en X mote y quedar para siempre.
Frecuentemente, el apodo de cada club tiene sustento en las viejas primeras épocas del fútbol en nuestro país, es decir, el amateurismo, era que muchos desprestigian o no quieren reconocer.

Y el mote de "Academia", como imaginarán, proviene de tal era deportiva.
Read 48 tweets

Did Thread Reader help you today?

Support us! We are indie developers!


This site is made by just two indie developers on a laptop doing marketing, support and development! Read more about the story.

Become a Premium Member ($3/month or $30/year) and get exclusive features!

Become Premium

Don't want to be a Premium member but still want to support us?

Make a small donation by buying us coffee ($5) or help with server cost ($10)

Donate via Paypal

Or Donate anonymously using crypto!

Ethereum

0xfe58350B80634f60Fa6Dc149a72b4DFbc17D341E copy

Bitcoin

3ATGMxNzCUFzxpMCHL5sWSt4DVtS8UqXpi copy

Thank you for your support!

Follow Us on Twitter!

:(